El mundo está cambiando

Hola soy Pablo, hoy estoy pensativo.

Todos los integrantes de Ideario Marketing nos movemos en los treintaytantos y hemos vivido el paso de lo analógico a lo digital, así sin contemplaciones. El mundo tal y como lo conocíamos ha cambiado radicalmente. Recuerdo perfectamente cuando no teníamos móviles y de repente con 17 años tener un Nokia entre mis manos, literalmente flipábamos con estos aparatejos. Un año antes veíamos a los 4 adelantados a su tiempo hablando por la calle como locos y nos parecían unos auténticos frikis. Quién nos ha visto y quién nos ve ahora, totalmente enganchados a los móviles, tanto es así que nuestro trabajo depende de ellos y de las nuevas tendencias de marketing que han surgido gracias a internet, ordenadores, móviles, Ipad y lo que esté por llegar.

Empecé la carrera de empresariales y al acabarla descubrí una Licenciatura en Marketing, seguido de un Master que también realicé. Ahora pienso en ello y las mismas tienen un desfase que no se puede medir con palabras. Las carreras seguramente no se han sabido adaptar a todos estos cambios y parece increíble que la Universidad tradicional no acabe de despertar del letargo casi eterno en el que está suspendida.

Lo que más me apasiona y a la vez me genera incertidumbre es saber qué tipos de trabajos, formas de trabajar y perfiles se necesitarán dentro de 10, 20, o 30 años. ¿Habrá de manera habitual robots realizando trabajos de humanos? ¿La inteligencia Artificial hará que seamos prescindibles en ciertos procesos de servicio, como financiación, seguros, etc.? El transporte es uno de los sectores en los que tengo más claros que el vehículo autónomo va cambiar radicalmente el sector. No se precisarán conductores, a no ser que por Ley se blinde que sean necesarios, aunque el vehículo conduzca a través de su AI. Otro sector que ya está sufriendo un cambio significativo es el bancario. Cada vez se necesitan menos personas para realizar muchos de los servicios que antes se realizaban en las sucursales, incluso se otorgan créditos de manera automática con una evaluación de riesgos sencilla de programas informáticos.

Otro pensamiento, es que cada vez estamos más acostumbrados a no vernos, a cerrar tratos a través de internet. Reuniones virtuales, correos, whatsapp, etc. Todo ello hace todo mucho más impersonal a la vez que más rápido.

El futuro puede ser increíble, a la par que apasionante.